sábado, 7 de octubre de 2006

Tomando posiciones

Una vez superadas las agujetas, dolores y cansancios, andaba yo como en una nube, “he terminao” una carrera. Con su zona de avituallamiento, con su gente que animaba durante el recorrido, y lo mas importante con su cronometrador oficial, era mágico, parecido a la sensación del primer beso de la primera novia, en fin, la leche.

Empecé entonces a barajar la posibilidad de presentarme a la media maratón de Granada (año 2005) esto significaba tomar una decisión; seguir siendo un futinero o dar un paso mas y convertirme en corredor.

Un futinero es un individuo que, fundamentalmente corre, por que le da la gana, por adelgazar, por mantenerse en forma, o por mil razones todas importantes, hay un compromiso mas o menos potente.

El corredor va un paso mas allá, a todo lo anterior le añade disciplina, establece un plan o un objetivo y lo sigue, es capaz de coleccionar datos que luego ordena, clasifica y analiza después aplica las conclusiones y comprueba si hay éxito, por supuesto, cada corredor establece lo que para él es el éxito.

Una vez que tienes claro que camino vas a tomar empieza la cuenta atrás. Lo único seguro era la fecha de la carrera 23/10/2005.



 

1 comentario:

Ana* dijo...

Yo también fui futinera durante mucho tiempo, pero es porque no sabía que existían las carreras populares. Estoy de acuerdo contigo, cada uno establece lo que para él es el exito, y ese es el criterio que vale.